Robots autónomos facilitan una logística verde.

La joven empresa YLOG construye robots autónomos para el transporte de contenedores en empresas de logística. Mediante el empleo del vehículo inteligente autónomo (AiV, del inglés Autonomous Intelligent Vehicle) se ahorran costes de corriente eléctrica y el espacio en el almacén puede aprovecharse de forma mucho más eficiente. Los motores maxon accionan con eficacia, entre otras cosas, el desplazamiento libre de los AiV.

En 2007, los dos austríacos Heinrich Amminger y Martin Trummer tuvieron la idea de revolucionar la logística de almacenamiento. Con el desarrollo del almacén automático de piezas pequeñas– un sistema de logística inteligente y a la vez muy ecológico –, la joven empresa YLOG con sede en Doble, cerca de Graz, está ganando cada vez más clientes. El principio de su logística de almacenamiento es muy fácil de describir: la tecnología se basa en vehículos individuales que se desplazan libremente (AiV). Estos se reconocen mutuamente, respetan las reglas de prioridad y las vías de sentido único, cumpliendo de esta manera sus tareas de forma completamente autónoma, es decir, sin la intervención y la coordinación de un ordenador central. Gracias al empleo de esta nueva tecnología es posible descubrir potenciales de racionalización y ahorrar costes. La relación rendimiento-precio y el consumo de energía proporcionan a estos robots una gran ventaja frente a otros sistemas existentes. En otros sistemas ya existentes, perfectamente modernos, hoy en día se emplean los denominados transelevadores, los cuales se desplazan a lo largo de las estanterías para depositar o retirar mercancías. Con su solución, YLOG combina por primera vez un transporte que se desplaza libremente con la logística de contenedores en un almacén de piezas pequeñas. Este tipo de almacenamiento se corresponde con el 95 por ciento de todos los almacenes del mundo.

YLOG construye lanzaderas de diferentes tamaños con ruedas pivotantes que trabajan por igual en la logística de almacenamiento y en la de transporte. Gracias al sistema de navegación a bordo, los AiV calculan una orden de desplazamiento y encuentran su camino a través de la estantería. El desarrollo del sistema inteligente de logística es tan avanzado que los vehículos de transporte se recargan con corriente eléctrica durante su funcionamiento.

Esto es posible porque las lanzaderas, con sus 50 kilogramos de peso, precisan de muy poco espacio para maniobrar. Los vehículos de transporte disponen de una potencia de solo 100 W, por lo que se emplean los denominados supercondensadores en vez de baterías. La gran ventaja de estos condensadores es que se cargan en un pocos segundos. Por el contrario, no pueden almacenar tanta energía como una batería. Gracias a este bajo consumo de corriente, 200 robots pueden operar con el mismo consumo de energía con el que funciona un único transelevador convencional, aproximadamente 20.000 W por término medio. Lo realmente decisivo de este sistema de logística es el controlador: las lanzaderas reciben desde un ordenador central la orden de recoger o depositar un contenedor determinado en las estanterías, pero se dirigen a sí mismas en función de las reglas de circulación programadas. Gracias a este concepto descentralizado, 500 vehículos de transporte pueden perfectamente estar en movimiento en un solo almacén.

Motores maxon para una precisa dirección

Los motores y los reductores de maxon motor asumen diferentes tareas en los vehículos autónomos. Por ejemplo, de un total de once ejes de un AiV, nueve son accionados por motores maxon. Estos son responsables de la dirección de las ruedas y de la recogida y entrega de los contenedores. Se emplean diferentes variantes con reductores, específicas para el cliente. En total se emplean nueve motores en cada lanzadera. Por ejemplo, cuatro motores maxon EC-max 30 se emplean como motores de dirección para los vehículos robóticos. El motor sitúa las ruedas pivotantes del vehículo en la posición exacta. Los motores EC de conmutación electrónica se caracterizan por un excelente comportamiento de par, una gran potencia, un rango de velocidades de giro extremadamente amplio y, por supuesto, por su larga vida útil. En combinación con los motores, se emplean reductores planetarios en su versión en cerámica. El empleo de piezas cerámicas en los reductores mejora claramente el comportamiento de desgaste de componentes vitales. Esto da como resultado varias ventajas, como el hecho de que estos reductores posean una vida útil más larga, mayores y breves pares continuos, así como mayor velocidad de giro de entrada.

Para YLOG, los motores maxon cumplen de forma ideal todos los requisitos referentes a la gradación de los motores en combinación con las relaciones de transmisión correctas. La configuración individual y específica de los motores para el cliente, como por ejemplo para los motores de la dirección, fue decisiva para la elección de los motores maxon por parte de esta joven empresa. A día de hoy, YLOG ha equipado ya nueve almacenes con su sistema de transporte. El mayor de ellos está siendo instalado en estos momentos en una fábrica de vidrio en Alemania. En ella se emplean 52 AiV, lo que supone 468 motores maxon que transportan cada día miles de piezas de almacén de un lugar a otro.

 © maxon motor ag

Navegador

¿Conoce ya nuestro navegador de productos?

En el área de Tienda online podrá realizar rápidamente un pedido directo.

Nuestro producto destacado, el configurador. Descubra todas las posibilidades de configuración de nuestra línea de productos especial X-drives. ¡Pruébelo!

¿Todavía no conoce el Programa de selección.
? ¿Tiene unos condicionantes de entorno especiales? Precisamente aquí puede buscar el mejor motor con ayuda de estos parámetros.

Áreas de aplicación de maxon
. Lea algunas historias apasionantes sobre los sectores de actividad en los que pueden utilizarse nuestros productos.

Contacto

maxon motor ibérica s.a.

C/ Polo Norte n° 928850 Torrejón de Ardoz
+34 916 564 973
Contacto